Miedo ¿Emoción?

9,61 + IVA

GUÍA PARA LA SUPERACIÓN DE TUS MIEDOS

Normalmente entendemos el miedo como una emoción que en el Ser Humano se caracteriza por una sensación derivada de la percepción de un peligro inminente, que puede ser real o imaginario, que puede darse en el presente o puede proyectarse hacia el futuro o tiene su origen en el pasado.
Cuando en esta emoción ha pasado ese momento de sensación impactante y se convierte en algo habitual que nos acompaña diariamente manifestándose en diferentes miedos, que no nos dejan disfrutar de nuestra vida, pasa a ser, lo que llamaremos en este libro, sentimiento de miedo.
En este libro no voy a tratar el miedo de forma técnica, ni tampoco como la emoción de supervivencia caracterizada por una sensación brusca, que aparece en una región concreta del cerebro llamada amígdala, que tiene forma de almendra, que está alojada y forma parte de la estructura del sistema límbico, dentro de lo que se conoce como cerebro emocional.

Categoría:

Descripción

GUÍA PARA LA SUPERACIÓN DE TUS MIEDOS
Normalmente entendemos el miedo como una emoción que en el Ser Humano se caracteriza por una sensación derivada de la percepción de un peligro inminente, que puede ser real o imaginario, que puede darse en el presente o puede proyectarse hacia el futuro o tiene su origen en el pasado.
Cuando en esta emoción ha pasado ese momento de sensación impactante y se convierte en algo habitual que nos acompaña diariamente manifestándose en diferentes miedos, que no nos dejan disfrutar de nuestra vida, pasa a ser, lo que llamaremos en este libro, sentimiento de miedo.
En este libro no voy a tratar el miedo de forma técnica, ni tampoco como la emoción de supervivencia caracterizada por una sensación brusca, que aparece en una región concreta del cerebro llamada amígdala, que tiene forma de almendra, que está alojada y forma parte de la estructura del sistema límbico, dentro de lo que se conoce como cerebro emocional.
La amígdala genera reacciones de los miedos más primitivos, aunque siempre de forma muy interactiva con el resto del cerebro, siendo una de las estructuras principales implicadas en las emociones. Está alerta continuamente revisando toda la información que llega a nuestro cerebro a través de los distintos sentidos, detectando cualquier peligro y buscando la respuesta adecuada ya sea en forma de huida, de enfrentamiento, de bloqueo o paralización.
Voy a hablar del miedo, como esa emoción que tienen los seres humanos que se convierte en sentimiento. Ese sentimiento de miedo que nos acompaña todos los días y que no nos deja vivir la vida que queremos. Posiblemente sea por esa influencia, que el miedo ejerce sobre nuestra mente, lo que produce consecuencias que casi todos padecemos, hemos padecido o conocemos como la ansiedad, el estrés, pérdida de autoestima, inseguridad, culpabilidad, preocupación y falta de autoconfianza entre otras.
Debido a que el miedo es claramente una emoción, cuando le pasamos el filtro del razonamiento y detectamos que nos puede producir las consecuencias que hemos visto hace un momento, se produce la conversión hacia ese sentimiento de miedo del que vamos a hablar en este libro.
Me gustaría diferenciar entre lo que entiendo como emoción qué es ese impulso, incluso movimiento para hacer, para iniciar o para cambiar algo. Lo que entiendo por sentimiento de miedo es, como ese compañero que está a nuestro lado y que, en la mayoría de los casos, agradeceríamos que no estuviera a lo largo de nuestra vida.
Para que ese sentimiento desaparezca de nuestra vida diaria como lo conocemos, tenemos que construir con nuestros propios recursos un plan en el que el miedo pase a ser un compañero útil, que esté a nuestro servicio sabiendo que somos más fuertes que él mentalmente. También debemos tener en cuenta que, vamos superando día a día las distintas formas de miedo que se nos van presentando a cada uno de nosotros en nuestra vida, teniendo la satisfacción de observar con perspectiva, que este miedo nos va a ser útil cada vez que lo necesitemos, pero para ello hay que profundizar con disciplina en este sentimiento, para entender todo el poder que tiene sobre nosotros y realizar los cambios oportunos utilizándolo en nuestro propio beneficio, para hacernos personas más poderosas con más confianza y mejor autoestima.
El miedo tiene que ser la motivación para despertar tus ganas de vivir. No dejes que la ignorancia facilite tu acceso fácil al miedo, en cualquier formato, ya sea, miedo a lo conocido o desconocido, miedo a la muerte, miedo al infierno, miedo a no ser nadie, miedo a no ser suficiente, miedo a no conseguirlo, miedo a no dar el paso, miedo a no perpetuar o cualquier otra clase de miedo
Este es el momento adecuado para explicarte que no estás solo, que todos tenemos miedos, pero algunas personas estamos aprendiendo a enfrentarlos, porque algunos miedos tienen sentido y otros no. Hay que actuar ante el miedo. No al Miedo, Sí a una Vida Plena.